sábado, 1 de julio de 2017

Visita 19, 20 y 21


Todavía sin comenzar el invierno, y Fran se agarró el peor de los resfríos de su corta vida...Ya era sabido que el Jardín, el compartir con otros niños traería estas consecuencias inevitables...

Una gran parte de los niños de nuestra sociedad, para esta época del año suelen entrar en resfríos que los condenan al malestar generalizado, fiebre, visitas al médico, remedios, nebulizaciones y demás menesteres del caso...

Y al compartir entre ellos en el jardín, es inevitable el contagio...Siempre  solemos comentar entre papá y mamá  que Tobías nunca se enfermó hasta que fue al jardín...Y bueno, es así...nada se puede hacer con ello...

Esta vez le tocó a nuestra Reina!...si bien el año pasado había sufrido ya un fuerte resfrío en invierno, en esta oportunidad la ha pasado feo y anduvimos realmente preocupados de paseo por los médicos...

Visita al pediatra por la tarde...Por la noche empezó a respirar muy agitado, fiebre elevada y un mal estar que asustaba...entonces llamamos a emergencias e inyección de por medio pudo estar un poco mejor...Al otro día volvimos al pediatra, que nos mandó a hacer unas placas para ver bien que pasaba ahí dentro...

Sumado a todo ese trauma que significa para los niños andar de aquí para allá, enfermos y teniendo que ser sometidos a la revisación de los médicos, que es algo que definitivamente no les gusta...se le suma la toma de remedios, que para Fran es un todo un tema...

Ella, en su vida cotidiana, no toma mas que agua, y cualquier otra cosa que ingiera con gusto, lo rechaza. No toma jugo de ningún tipo, gaseosas, nada!...La leche, sola, sin azucar, sin chocolatada...Nada!...Tal es así que las golosinas en sí tampoco son de su agrado. Hubo que convencerla por un largo tiempo para que comiera helado, por ejemplo.-

Imaginen entonces que no hay forma de convencerla de que un remedio es rico...mas allá de que realmente hoy en día los remedios son "pasables", en comparación con el gusto horrible que tenían cuando nosotros los papis eramos niños...

Así que bueno, realmente si tenemos que describir la toma de remedios para Francesca, podemos decir que se torna "catastrófico" el momento, que con ayuda de jeringas, cucharas y demás logramos después de unos minutos de sometimiento se lleve a cabo con éxito. De hecho, el inyectable que le pusieron esa noche que se sentía tan mal, fue una decisión fue correcta y acertada, porque sabíamos de antemano, que no tomaría ningún antibiótico "por las buenas" y era necesario que le bajara la fiebre.-

Gracias a Dios todo termina siendo una anécdota...una de las feas por cierto! Hoy se encuentra mejor, volvió al jardín después de una semana encerrada en casa y por supuesto, con el mayor de los cuidados a la hora de salir afuera para que no tome frío...

sábado, 1 de julio de 2017

Visita 19, 20 y 21


Todavía sin comenzar el invierno, y Fran se agarró el peor de los resfríos de su corta vida...Ya era sabido que el Jardín, el compartir con otros niños traería estas consecuencias inevitables...

Una gran parte de los niños de nuestra sociedad, para esta época del año suelen entrar en resfríos que los condenan al malestar generalizado, fiebre, visitas al médico, remedios, nebulizaciones y demás menesteres del caso...

Y al compartir entre ellos en el jardín, es inevitable el contagio...Siempre  solemos comentar entre papá y mamá  que Tobías nunca se enfermó hasta que fue al jardín...Y bueno, es así...nada se puede hacer con ello...

Esta vez le tocó a nuestra Reina!...si bien el año pasado había sufrido ya un fuerte resfrío en invierno, en esta oportunidad la ha pasado feo y anduvimos realmente preocupados de paseo por los médicos...

Visita al pediatra por la tarde...Por la noche empezó a respirar muy agitado, fiebre elevada y un mal estar que asustaba...entonces llamamos a emergencias e inyección de por medio pudo estar un poco mejor...Al otro día volvimos al pediatra, que nos mandó a hacer unas placas para ver bien que pasaba ahí dentro...

Sumado a todo ese trauma que significa para los niños andar de aquí para allá, enfermos y teniendo que ser sometidos a la revisación de los médicos, que es algo que definitivamente no les gusta...se le suma la toma de remedios, que para Fran es un todo un tema...

Ella, en su vida cotidiana, no toma mas que agua, y cualquier otra cosa que ingiera con gusto, lo rechaza. No toma jugo de ningún tipo, gaseosas, nada!...La leche, sola, sin azucar, sin chocolatada...Nada!...Tal es así que las golosinas en sí tampoco son de su agrado. Hubo que convencerla por un largo tiempo para que comiera helado, por ejemplo.-

Imaginen entonces que no hay forma de convencerla de que un remedio es rico...mas allá de que realmente hoy en día los remedios son "pasables", en comparación con el gusto horrible que tenían cuando nosotros los papis eramos niños...

Así que bueno, realmente si tenemos que describir la toma de remedios para Francesca, podemos decir que se torna "catastrófico" el momento, que con ayuda de jeringas, cucharas y demás logramos después de unos minutos de sometimiento se lleve a cabo con éxito. De hecho, el inyectable que le pusieron esa noche que se sentía tan mal, fue una decisión fue correcta y acertada, porque sabíamos de antemano, que no tomaría ningún antibiótico "por las buenas" y era necesario que le bajara la fiebre.-

Gracias a Dios todo termina siendo una anécdota...una de las feas por cierto! Hoy se encuentra mejor, volvió al jardín después de una semana encerrada en casa y por supuesto, con el mayor de los cuidados a la hora de salir afuera para que no tome frío...