sábado, 13 de febrero de 2016

El viaje 15/16

Luego de la navidad, como todos los años, partimos rumbo al norte a pasar esas merecidas vacaciones que se esperan durante el resto del año…




El viaje, definitivamente iba a ser distinto a los anteriores…y así lo esperábamos!
Con Francesca con apenas ocho meses recién  cumplidos, los tiempos eran otros y las paradas más tranquilas y por mas tiempo…Cambio de pañales, calentar mamaderas, buscar a veces quién calentara su comida y distraerla un poco después de tantos kilómetros recorridos y horas de permanecer en su sillita…

Tobías ya acostumbrado a éste tipo de viajes, solo se limitó a preguntar y preguntar “¿Cuánto falta?” para la próxima estación o para el hotel… ja ja!...Es que quizás ya mas grande y entendiendo todo mucho mas que en otros años, sabía lo que faltaba y el aburrimiento hacía de las suyas en su cabecita….
Igualmente nos ayudó muchísimo a los papis, tratando de entretener a su hermana en esos momentos de crisis, cuando el llanto se apoderaba del carácter de Fran…

Es que también era el primer viaje en dónde todas las plazas del auto iban ocupadas, el espacio era menor, son muchos kilómetros por recorrer, y a veces….Si a nosotros los adultos se nos hace “pesado”…imaginen los niños que solo quieren llegar…

Así y todo, lo disfrutamos!...Un hermoso viaje en familia que se suma al anecdotario…Dos días de recorrer, ver y conocer distintos lugares de nuestro país, para llegar a nuestro primer destino, en donde por fin!...se pueda disfrutar del calor, el buen clima, el sol y todo lo que ese cambio conlleva en nuestra vida rutinaria del sur…


sábado, 13 de febrero de 2016

El viaje 15/16

Luego de la navidad, como todos los años, partimos rumbo al norte a pasar esas merecidas vacaciones que se esperan durante el resto del año…




El viaje, definitivamente iba a ser distinto a los anteriores…y así lo esperábamos!
Con Francesca con apenas ocho meses recién  cumplidos, los tiempos eran otros y las paradas más tranquilas y por mas tiempo…Cambio de pañales, calentar mamaderas, buscar a veces quién calentara su comida y distraerla un poco después de tantos kilómetros recorridos y horas de permanecer en su sillita…

Tobías ya acostumbrado a éste tipo de viajes, solo se limitó a preguntar y preguntar “¿Cuánto falta?” para la próxima estación o para el hotel… ja ja!...Es que quizás ya mas grande y entendiendo todo mucho mas que en otros años, sabía lo que faltaba y el aburrimiento hacía de las suyas en su cabecita….
Igualmente nos ayudó muchísimo a los papis, tratando de entretener a su hermana en esos momentos de crisis, cuando el llanto se apoderaba del carácter de Fran…

Es que también era el primer viaje en dónde todas las plazas del auto iban ocupadas, el espacio era menor, son muchos kilómetros por recorrer, y a veces….Si a nosotros los adultos se nos hace “pesado”…imaginen los niños que solo quieren llegar…

Así y todo, lo disfrutamos!...Un hermoso viaje en familia que se suma al anecdotario…Dos días de recorrer, ver y conocer distintos lugares de nuestro país, para llegar a nuestro primer destino, en donde por fin!...se pueda disfrutar del calor, el buen clima, el sol y todo lo que ese cambio conlleva en nuestra vida rutinaria del sur…